La vida se simplifica cuando volvemos a nuestra presencia.

Salir de la ignorancia de no saber, de identificarnos con lo que no somos.

La despersonalización nos lleva a identificarnos con nuestra verdadera esencia.

La base de la vida consciente es observar la respiración del cuerpo, llenarlo con
nuestra presencia y respirar en la Unidad.

El alma eterna que somos, sabe.

Y desde ahí generar cada día una actitud de apertura y confianza ante la vida,
una actitud consciente.

Gracias su mensaje se ha enviado correctamente.
Ha ocurrido un error al enviar su mensaje. Por favor inténtelo de nuevo mas tarde.